¿Qué ha significado para mí organizar en el XVII Simposio de nutrición en Enfermedad Renal Crónica organizado por el Hospital Universitario de La Princesa (Madrid)?

La verdad es que cuando empezamos esta andadura hace 17 años no me imaginaba que permanecería celebrándose durante tantos años y que no solo sería un punto de reunión de los profesionales dedicados parte de su trabajo a la nutrición del enfermo renal crónico. Hoy contamos con los avales de las más importantes Sociedades Científicas nacionales e internacionales, como la Sociedad Internacional de Nutrición y metabolismo renal ISRNM, y con el apoyo de compañías comprometidas con estos pacientes, como es la división de Nutrición Especializada de Danone.

El objetivo siempre ha sido dar a conocer la importancia de la nutrición en el enfermo nefrológico, tanto con enfermedad renal crónica y diálisis fundamentalmente, teniendo en cuenta en muchos casos su edad avanzada y las comorbilidades, como diabetes y oncología, destacando la importancia de la inmunonutrición.

Durante este encuentro hemos podido concluir que lo más importante es la multidisciplinariedad. El Simposio NERC siempre ha convocado a nutricionistas, enfermería, farmacólogos, fisiólogos, fisioterapeutas de una forma inter y multidisciplinar, con lo que nos hemos enriquecido todos y hemos aprendido la importancia que todos tenemos trabajando en equipo y colaborando sin perder nuestra identidad formando la nefro-nutrición (Nutrición en patología nefrológica).

Dieta basada en plantas/vegetales

En las últimas décadas las dietas basadas en plantas han cobrado interés por ser consideradas más saludables, si bien en el espectro de actuación pueden ir desde el vegetarianismo prescindiendo de alimentos de origen animal a potenciar al máximo lo vegetal y que esto forme parte de un conjunto de hábitos de vida saludable con evitar el tabaco, alcohol y fomentar el ejercicio físico (1).

Varios estudios refieren la dieta rica en vegetales para disminuir el riego cardiovascular y protectora de mortalidad (2).

Algunos estudios han valorado las motivaciones para el cambio del estilo de dieta abarcando del vegano a la dieta con mayor contenido en plantas y en general los cambios son por salud, gusto más adecuado, entorno que colabora en el cambio o pérdida de peso (3).

La dieta basada en vegetales se asocia a mejoría del perfil lipídico y favorece una disminución de PCR (inflamación).

Con esta información como telón de fondo, durante este encuentro valoramos el impacto de la desnutrición en los pacientes con ERC, que aumenta a medida que progresa la enfermedad, siendo hasta el 75 % en estadio 5. Asimismo, profundizamos en la importancia de contar con un abordaje multidisciplinar que nos permita monitorizar el estado nutricional de estos pacientes para prevenir la malnutrición y permitir una intervención con tratamiento adecuado.

En la ERC se han limitado la ingesta proteica y las nuevas KDOQI 2020 hablan de una reducción a 0,6 gr/kg/día que puede ir acompañada o no de suplementación con cetoanálogos para que no deterioren la composición corporal o favorezcan la desnutrición. Uno de los elementos directamente factores de mortalidad es el P y una parte del mismo puede provenir de la mayor absorción cuando proviene de proteínas animales y menor con las vegetales.

Además, las proteínas de origen vegetal no acidifican, sino que son básicas, por lo que en parte contrarrestarían la acidosis metabólica existente en la ERC y que podría aumentar con la ingesta proteica de origen animal.

Por ello y dado que hemos aprendido a cómo reducir el K de los alimentos vegetales, y que la fibra que aportan es saludable, se favorece la ingesta de proteínas de origen vegetal en los pacientes con ERC (5).

Al preguntar si un suplemento oral basado en vegetales pudiera ser útil para pacientes renales la respuesta es clara: se debe de buscar el marco adecuado que en el caso de paciente renal deberá ser adecuado en proteínas y calorías según estadio de ERC o diálisis, pero siempre bajo en Na y K, con ratio P/proteína<16 y con índice glucémico si se quiere emplear en diabéticos fundamentalmente bajo o medio-bajo.

Sobre el simposium

Hemos confeccionado cada programa combinando ponencias básicas y más actualizadas. Este año hemos abordado en mesas redondas multidisciplinares el abordaje de las nuevas indicaciones KDOQI sobre dieta baja en proteínas, dieta con proteínas fundamentalmente de origen vegetal e incluso si la dieta vegetariana sería admisible en pacientes con ERC. Asimismo, se desmitificaron algunos conceptos antiguos sobre ciertos alimentos en la dieta del enfermo renal o la importancia de la fibra. Inmunonutrición y estrés oxidativo también estuvieron presentes.

Se han comentado los dos ensayos sobre dieta muy baja en proteínas completando con cetoanálogos que se encuentra en marcha, conducido por el Dr Molina, y el ensayo finalizado con suplemento oral en pacientes en HD, conducido por el Dr Olveira.

Valoramos los puntos más importantes de la actualización del abordaje de la nutrición parenteral intradiálisis (mesa redonda de nefrólogos y enfermería) con un enfoque teórico práctico y multidisciplinar dando a conocer el documento editado para la población española.

Se habló también de obesidad y los diferentes enfoques de la misma para el paciente renal, de la inmunonutrición y una mesa inter y multidisciplinar sobre adherencia al tratamiento en la nutrición del enfermo renal en la que participaron nefrólogo, nutricionista, enfermería y psicóloga.

Cabe destacar las ponencias tanto en la forma teórica como en el taller práctico del soporte e infraestructura necesaria para llegar a conseguir una monitorización nutricional correcta.

La aceptación ha sido excelente y el hecho de hacer una forma mixta presencial y a través de la web ha permitido una audiencia excelente que ha participado de forma activa.

Bibliografía

1.- Maximilian Andreas Storz, What makes a plant-based diet? a review of current concepts and proposal for a standardized plant-based dietary intervention checklist. Eur J Clin Nutr. 2022;76(6):789-800. doi:10.1038/s41430-021-01023-

2.- Leah J. WestonID, Hyunju KimI, Sameera A. Talegawkar , Katherine L. TuckerI, Adolfo CorreaI, Casey M. RebholzI.  Plant-based diets and incident cardiovascular disease and all-cause mortality in African Americans: A cohort study PLOS Medicine | https://doi.org/10.1371/journal.pmed.

3.- Akari J Miki, Kara A Livingston, Micaela C Karlsen, Sara C Folta, and Nicola M McKeown,

Using Evidence Mapping to Examine Motivations for Following Plant-Based Diets. Curr Dev Nutr 2020;4:nzaa013.

4.- Patrick S. Elliott , Soraeya S. Kharaty  and Catherine M. Phillips. Plant-Based Diets and Lipid, Lipoprotein, and Inflammatory Biomarkers of Cardiovascular Disease: A Review of Observational and Interventional Studies. Nutrients 2022, 14, 5371. https://doi.org/10.3390/nu14245371

5.- Aleix Cases, Secundino Cigarrán-Guldrís, Sebastián Mas and Emilio Gonzalez-Parra Vegetable-Based Diets for Chronic Kidney Disease? It Is Time to Reconsider. Nutrients 2019, 11, 1263; doi:10.3390/nu1106126

Fuente: El Médico Interactivo