La farmacia comunitaria y la hospitalaria crean el proyecto JunTOS para elevar la adherencia a los medicamentos

Representantes del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cgcof) y de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) se han reunido para impulsar el proyecto JunTOS, una iniciativa dirigida a mejorar el uso seguro y efectivo de los medicamentos en pacientes trasplantados de órgano sólido (riñón, pulmón, corazón, hígado, páncreas e intestino).

El punto de partida es que, tras un trasplante de órgano sólido, los pacientes se enfrentan a una nueva situación vital en la que, para aumentar la supervivencia del órgano trasplantado, deben recibir tratamiento farmacológico crónico y seguir hábitos de vida saludables, por lo que es fundamental que tengan conocimientos adecuados al respecto.

La realidad es que la mayoría de los medicamentos que tomarán los pacientes tras el trasplante son totalmente desconocidos para ellos, y esa situación les suele generar gran incertidumbre y ansiedad. «Se enfrentan a todo un arsenal de nuevos fármacos que son esenciales para su supervivencia», han apuntado desde Cgcof en un comunicado.

Sin embargo, la proporción estimada de pacientes trasplantados con falta de cumplimiento de su tratamiento oscila entre el 20 por ciento y el 54 por ciento; o, lo que es lo mismo, puede llegar a uno de cada dos pacientes. El resultado es una escasa adherencia a la farmacoterapia inmunosupresora, que ha sido descrita como la principal causa de rechazo del órgano trasplantado.

Por el contrario, la mejora en la adherencia ha demostrado reducir la tasa de rechazo, mejorar notablemente la supervivencia del órgano y, en general, de los pacientes.

La coordinación de los profesionales farmacéuticos

En este contexto, la aplicación y desarrollo de Servicios Profesionales Farmacéuticos Asistenciales (SPFA) –en especial los relacionados con los de Atención Farmacéutica– para con los pacientes trasplantados ha demostrado una «capacidad de mejorar la efectividad y seguridad de la farmacoterapia».

Para ello, resulta necesaria la coordinación de todos los profesionales farmacéuticos -especialmente entre los ámbitos hospitalario y comunitario- que van a participar en el tratamiento del paciente trasplantado, para promover el óptimo empleo de los medicamentos en la etapa postrasplante (los inmunosupresores y otros que puedan requerir) y mejorar su estado de salud. Esa educación sanitaria se inicia cuando el paciente está ingresado -farmacia hospitalaria- y se mantiene hasta el alta hospitalaria de forma crónica -farmacia comunitaria-.

Para explorar y valorar las diferentes actuaciones que integrarán el proyecto, su alcance y sus resultados se ha constituido un grupo de trabajo en el que además de los vocales nacionales de Farmacia Hospitalaria y de Oficina de Farmacia del Cgcof, habrá representantes de la SEFH, así como farmacéuticos hospitalarios y farmacéuticos comunitarios. El primer paso será definir las fases del proyecto y la elaboración de los materiales, con el objetivo de ponerlo en marcha durante 2023.

Fuente: Redacción Médica