Un estudio señala las principales causas y obstáculos que los pacientes con Enfermedad Renal Crónica (ERC) en tratamiento de hemodiálisis enfrentan para cumplir las recomendaciones sobre su nutrición y mejorar la calidad de vida

Un estudio presentado en el 51º Congreso de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) ha descubierto las razones por las que a las personas en hemodiálisis les cuesta llevar un buen estado nutricional y mejorar su calidad de vida. Según la investigación desarrollada por nefrólogos españoles y suecos de GoodRENal, las principales barreras son la sensación de sed y el no poder comer lo que les gusta. A lo que se suma la necesidad de conocer la composición de los alimentos como un elemento clave para que los pacientes cumplan con las recomendaciones nutricionales prescritas por sus nefrólogos y nutricionistas.

En España, 7 millones de personas sufren enfermedad renal crónica, una patología en la que las medidas higiénico diéticas son esenciales tanto por ser renoprotectora antiproteinúrica en la etapa prediálisis; como para prevenir el sobrepeso y la desnutrición en todos los estadios, especialmente esta última en los pacientes en diálisis. Por lo que es necesario que se garantice un adecuado soporte calórico, proteico y mineral. También que se ajuste la ingesta de líquidos, y se tome sodio, potasio y fósforo.

Unas recomendaciones que pueden ser confusas para pacientes y familiares lo que, según recoge la S.E.N., puede llevar a «no entenderlas o no aceptarlas y realizarlas» lo que «disminuye la calidad de vida del paciente, genera ansiedad y desemboca en malnutrición».

Para ellos les resulta esencial «conocer los alimentos ricos en potasio, fósforo, proteínas y el control de líquidos, para poder realizar una buena nutrición»

Para conocer los principales obstáculos se ha realizado un cuestionario específico para los pacientes renales, y otro para familiares y cuidadores. Participaron 69 pacientes y 17 cuidadores, si bien el reclutamiento sigue abierto.

Los resultados destacaron que tanto pacientes como cuidadores consideraban que «no poder comer lo que les gusta y pasar sed supone una barrera importante para alcanzar un estado nutricional adecuado a su enfermedad». A su vez para ellos les resulta esencial «conocer los alimentos ricos en potasio, fósforo, proteínas y el control de líquidos, para poder realizar una buena nutrición». Para cumplir con su dieta y recibir todos los cuidados necesarios pedían el apoyo de personal clínico, convenían en el beneficio de contar con nutricionistas en las Unidades de Hemodiálisis y señalaron la necesidad de tener instrucciones claras y fomentar el contacto con un profesional. 

La investigación se  ha desarrollado con la participación de profesionales del servicio de Nefrología del Hospital de Manises de Valencia, el servicio de Fisioterapia de Fundación Universitaria San Pablo CEU en Valencia, la División de Medicina Renal del Instituto Karolinska de Suecia, el departamento de Psicobiología de la Universidad de Valencia y el departamento de Informática de la Universitat Politècnica de València. Y ha contado con la financiación del  Programa Erasmus+ de la Unión Europea.

Fuente: Consalud.es