Con motivo del Día Mundial del Cáncer de Riñón, la compañía Bristol Myers Squibb, en colaboración con la Federación Nacional Alcer, ha puesto en marcha ‘Necesitamos hablar sobre cómo nos sentimos’, una campaña de sensibilización que tiene como objetivo informar a la población general sobre el creciente problema de salud que supone el cáncer de riñón, así como visibilizar las necesidades de atención emocional que presentan los pacientes y sus familiares.

En España se detectan aproximadamente 7.180 nuevos casos de cáncer renal, y causa más de 1.508 muertes anuales, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM)1. Se trata del décimo cáncer más frecuente diagnosticado en España2 y, a pesar de su incidencia, el cáncer de riñón sigue siendo un tumor desconocido para la población general española, a diferencia de otros tipos de tumores de mayor mortalidad, como son los de mama o pulmón.

En general, el riesgo de padecer cáncer de riñón durante la vida en los hombres es aproximadamente de 1 en 46 (2.02%). Este riesgo en las mujeres es aproximadamente de 1 en 80 (1.03%)5.

Así, para sensibilizar a la población general sobre un tumor del que apenas se habla, Bristol Myers Squibb y Alcer han iniciado una serie de acciones con las que pretenden trasladar la relevancia de conocer los síntomas e incidir en la necesidad de hablar de cómo se sienten las personas con cáncer de riñón para mejorar su implicación en la enfermedad.

A lo largo del mes de junio producirán camisetas, chapas, carteles, un díptico informativo y un vídeo de concienciación en el que participarán profesionales de la Psicología de Alcer. Puede ver el vídeo a través del siguiente el enlace: https://vimeo.com/560949526/dd…. Todos los materiales se distribuirán a nivel local a todas las asociaciones y entidades adheridas a la Federación Alcer. Además, también se propondrá responder a la encuesta online de sensibilización que la International Kidney Cancer Coalition (IKKC) ha llevado a cabo a nivel internacional.

Detención temprana y Nuevas opciones terapéuticas

El diagnóstico en estadios precoces de la enfermedad está relacionado con la supervivencia. Así, en pañabras de la Dra. Begoña Pérez-Valderrama, oncóloga del Servicio de Oncología del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla), los pacientes que se diagnostican de un cáncer renal localizado tienen una supervivencia a los 5 años del diagnóstico de hasta el 93%, frente a solamente un 25% en los pacientes que se diagnostican en un estadio avanzado.

Además, uno de los datos más significativos del cáncer de riñón es su diseminación. En este sentido, aproximadamente la mitad de los pacientes con cáncer de riñón desarrollarán metástasis6. Entre los principales factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de desarrollar cáncer de riñón y su diseminación se encuentran: el tabaquismo, la presión arterial alta y la nutrición y el peso.

Así, las nuevas opciones terapéuticas para tratar el cáncer renal metastásico han abierto un halo de esperanza muy favorable para los pacientes. La Dra. Pérez-Valderrama ha añadido al respecto que “la aparición de nuevas terapias, como la inmunoterapia, han supuesto un avance muy importante en el tratamiento del cáncer renal. No solamente ha aumentado de una forma muy significativa la supervivencia de nuestros pacientes, obteniendo respuestas muy duraderas en el tiempo, sino que al tratarse de tratamientos que bien manejados por especialistas provocan poca toxicidad, proporcionan a los pacientes una gran calidad calidad de vida que les permite continuar con su actividad cotidiana habitual.” 

La gestión emocional del paciente

El impacto emocional y social ante el diagnóstico de cáncer en general y cáncer renal en particular es  relevante  a la hora de tratar y entender a las personas que padecen este tipo de tumores. Los pacientes tienen que enfrentarse a emociones difíciles como la tristeza, la ansiedad, el enfado o el miedo, sentimientos que son necesarios visibilizar.

La Dra. Pérez-Valderrama ha comentado al respecto que: “bajo mi punto de vista las asociaciones de pacientes están cumpliendo en los últimos años un papel muy relevante, no solamente como apoyo a los pacientes diagnosticados de cáncer renal, sino como educación y empoderamiento, que es fundamental durante toda la evolución del proceso tumoral. Y  como sociedad, tenemos la responsabilidad de desmitificar la palabra cáncer, colaborar con los diferentes programas de detección precoz y apoyar campañas que apoyen la comunicación para conocer esta enfermedad, la educación sobre factores de riesgo que ayuden a prevenirla y eduquen sobre los síntomas de alarma para una rápida consulta a su médico; así como la formación y ayuda psicológica para superar el duelo y poder manejar y controlar todos los aspectos de la evolución desde el punto de vista emocional y social.”

Así, tal y como explica Daniel Gallego, presidente de la Federación ALCER, “los pacientes que padecen cáncer pueden tardar un tiempo en asimilar sus propias emociones sobre el diagnóstico de la enfermedad, por lo que es importante respetar ese proceso de asimilación, ofrecerles apoyo constante para que no se sientan solos y mostrarse esperanzados ante los resultados tan positivos de las nuevas opciones para tratar la enfermedad”.


En España se detectan aproximadamente 7.180 nuevos casos de cáncer renal, y causa más de 1.508 muertes anuales, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica