La evaluación del estado nutricional resulta fundamental en todos los ámbitos de la atención sanitaria, incluyendo la prevención promoción de la salud en todas las etapas de la vida. Microcaya organizó este miércoles un Simposio sobre Composición corporal & Nutrición dirigido a profesionales sanitarios e industria vinculados a la nutrición. Precisamente, el análisis de composición corporal InBody permite efectuar una correcta vigilancia de la salud, predecir tanto necesidades presentes como futuras, evaluar y reclasificar a los pacientes y tratar de una forma eficiente los factores de riesgo e incluso la evolución clínica en la enfermedad.

Eduardo AguavivaCEO de Microcaya, en la presentación del simposio, detalló las diferentes ramas de actividad de la empresa. «Llevamos 35 años siendo distribuidores de equipos relacionados con la salud y el bienestar«, declaró. Expuso que tienen la idea de desarrollar más encuentros como éste, porque quieren una «comunicación fluida» con los profesionales del sector y crear un foro. De InBody, cuyos equipos los distribuye Microcaya en España de forma exclusiva desde 2006, sostuvo que les ha abierto las puertas a campos como el de la nutrición y la actividad física. «Es transversal a todas las actividades de la salud«, puntualizó. También se están introduciendo en áreas de la Medicina como en EndocrinologíaNefrologíaOncología Cardiología. Dejó claro que quieren ser agentes activos en la prevención y promoción de la salud poblacional. Hablar de salud está ligado a hablar de composición corporal. En ella, cada vez cobra más importancia la determinación de la masa magra, además de la masa grasa. La determinación del agua igualmente cobrará más importancia.

Natalia Zalduadel Departamento Científico de Microcaya, habló de los fundamentos del análisis de composición corporal por bioimpedancia (BIA), incidiendo en la importancia del agua en la composición corporal. «Conocer el estado nutricional de un paciente es fundamental para evaluarlo. Conocer la composición corporal de una persona ayuda a prevenir factores de riesgo de ciertas patologías«, indicó. Para entender la BIA, hay que comprender la capacidad del cuerpo humano de transmitir corriente. La grasa actúa como aislante y el agua como conductor. La impedancia, en ese sentido, es una medida de la resistencia eléctrica que oponen los distintos tejidos al paso de una corriente. Podemos calcular el volumen de agua corporal total conociendo la altura y la impedancia de un cuerpo humano, el cual es un conductor. La BIA se basa en el modelo de cuatro compartimentos: agua, proteínas, minerales y grasa. Los equipos de BIA tienen en cuenta factores de medición segmental, multifrecuencia, tetrapolar, estimaciones empíricas o no y validación clínica. InBody cuenta con un sistema tetrapolar de ocho electrodos táctiles. Acto seguido, se centró en la importancia del equilibrio hídrico para poder valorar correctamente a los pacientes. Recordó que el agua es nuestro componente mayoritario. A medida que aumenta la edad, la proporción del agua va disminuyendo. Una falta de proteína indica una falta de agua intracelular. El balance hídrico es un aspecto fundamental en el análisis de la composición corporal. Como conclusión, «conocer cómo se distribuye el agua en nuestro organismo nos ayuda a identificar desequilibrios hídricos y a valorar correctamente a los pacientes«. La BIA funciona asimismo con niños.

Fernando Rojodietista-nutricionista, abordó la prevalencia de edema subclínico y manifiesto en una muestra de población española. Subrayó que uno de los principales cambios que se operan con el envejecimiento es la diminución del agua corporal. El edema no es algo novedoso. Jean Louis Marc Alibert (1768-1837) ya representaba en dibujos la existencia del edema. El concepto del edema es controvertido, y viene a significar hinchazón. La ubicación puede ser en cualquier zona del cuerpo, pero suele localizarse en piernas. Se restringió a cinco tipos: linfoedemaedema vascularmixedemalipoedema edema menstrual. En función de sus características, se pueden clasificar en agudos o crónicos. Señaló que la BIA mide muy bien el agua. Hay que discriminar a qué se puede atribuir el edema, si es a la alimentación, al consumo de ciertos fármacos, etcétera.

De la intervención dietético-nutricional en pacientes con cáncer y su análisis de composición corporal se encargó Alicia Salidodietista-nutricionista. A nivel mundial, el cáncer sigue constituyendo una de las principales causas de mortalidad. El 50% de los cánceres que se producen por factores externos tiene que ver con llevar una mala alimentación y tener sobrepeso. «La importancia de la nutrición en el paciente oncológico es fundamental. Tiene que mantener un estado saludable en todo el proceso«, remarcó. La desnutrición es algo que hay que tratar para evitar que pase con el paciente. Hay dos tipos de pacientes después de la enfermedad (en fase preventiva), el sano sin recidiva y el paciente con recidiva. Hay que adaptar la dieta a la sintomatología y como base del tratamiento se tendrá en cuenta el estudio antropométrico. Dio ejemplos de casos de pacientes a los que ha hecho mediciones con InBody. En su unidad trabajan a través de sesiones clínicas y el médico de referencia es el oncólogo.

Ángel Nogueiradietista y nutricionista, habló de la aplicación de la BIA en la evaluación de la composición corporal en el paciente con enfermedad renal crónica (ERC). La medida renal, a medida que progresa, puede presentar una serie de complicaciones que, as u vez, incrementarán el desarrollo de una malnutrición. Si no se revierte, puede derivar a una sarcopenia. En todas estas complicaciones se observará una alteración de la composición corporal. Afirmó que un aspecto positivo de InBody es que se puede utilizar para pacientes amputados. La utilidad de emplear la BIA en pacientes con ERC es determinar la composición corporal del paciente, estudiar el posible catabolismo por disminución de la masa magra y/o grasa y determinar el estado de hidratación. En diálisis, también sirve para calcular el volumen de distribución de la urea. El peso idóneo (peso seco) es el peso que debería alcanzar el paciente post sesión de diálisis sin presencia de hipotensión, calambres ni edemas. Además, es aquel que permite preservar la FRR el mayor tiempo posible. Tanto los pacientes en enfermedad renal avanzada como en hemodiálisis los valoran cada seis meses. Otra utilidad que se puede dar la BIA es evaluar los cambios en la composición de los brazos según el acceso vascular en pacientes con ERC. Concluyó que «la bioimpedancia es una buena herramienta para la valoración con ERC«. La bioimpedancia segmentaria permite no sólo evaluar la composición corporal, sino también evaluar las diferencias entre los diferentes segmentos corporales y permite monitorizar las variaciones y evolución de la fístula como acceso vascular en el segmento de la fístula.

Sabin Linazadel Departamento Científico de Microcaya, se refirió a diferentes aplicaciones del análisis de composición corporal: Diabetes, con tratamientos farmacéuticos, en arterioesclerosis e insuficiencia renal. La vida sana depende de la masa magra/musculatura desarrollada, de un sistema digestivo eficaz de un esqueleto bien mineralizado y de una masa grasa contenida. La composición revela ciertos aspectos que «podrían ser indicadores de que algo no va bien«. El objetivo no es hacer sólo que adelgacen personas con sobrepeso. Cuando un cuerpo es resistente a la insulina, se conduce al catabolismo de la proteína muscular y, por lo tanto, al desgaste. Hay una mayor prevalencia de la desnutrición proteica en pacientes con diabetes. Se necesita ejercicio, pero no entrenamiento intensivo, especialmente en complicaciones y ancianos. El síndrome metabólico es el «portal de entrada» a muchas complicaciones. A la hora de encarar el tratamiento farmacéutico u la evaluación muscular, remarcó que «el control muscular es importante«. Ciertos medicamentos pueden alterar la composición corporal, lo que se puede monitorizar sencillamente con InBody.


El ´Simposio sobre Composición corporal & Nutrición´ de Microcaya pone el foco en el edema subclínico, en la intervención dietético-nutricional en pacientes con cáncer, en la evaluación de la composición corporal en el paciente con enfermedad renal crónica (ERC) y en otras aplicaciones del análisis de composición corporal.