El programa de Diálisis Peritoneal en el Complejo Asistencial de Ávila duplica en la actualidad las tasas de incidencia y prevalencia tanto del conjunto de Castilla y León como de España. Así lo confirma el jefe de la Sección de Nefrología de Ávila, Jesús Martín García, quien explica que entre las razones de esas mejores tasas están «la inercia mantenida del proyecto inicial, la orografía montañosa de esta provincia, que dificulta los traslados a centros hospitalarios, y un mayor apoyo de la administración en cuanto a la dotación del personal especialmente de enfermería, pero sin duda hay que poner en valor la motivación entusiasta del equipo médico y de enfermería mantenido a lo largo de los años».

 

En Ávila, este programa de Diálisis Peritoneal se inició en el año 1981, aproximadamente un año más tarde del comienzo de la Nefrología en el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles, inicialmente con diálisis peritoneal intermitente (DPI) en el propio centro hospitalario con máquinas de intercambio. Pero progresivamente se instauró de forma rápida la Diálisis Peritoneal Continua Ambulatoria (DPCA), que no requiere grandes inversiones de equipos ni máquinas y continúa utilizándose por la mayoría de servicios de Nefrología del mundo,  con aumento progresivo de pacientes en la técnica que se mantiene hasta la actualidad.

A partir de 1981 se introdujo una modificación de la DPCA, señala el doctor Jesús Martín, «introduciéndose una máquina en el domicilio del paciente que realiza los ciclos de intercambio peritoneal de forma automática y supone un ligero aumento de complejidad pero que el propio paciente, debidamente entrenado, es capaz de manejar». Esta Diálisis Peritoneal continua con cicladora automática o DPA mejora la eficacia de la diálisis, reduce episodios de peritonitis por una menor manipulación del catéter y al realizarse, por lo general, durante las 8-9 horas de descanso nocturno permite que los pacientes puedan dedicar las horas del día a sus actividades de trabajo activo u ocio. «En los últimos años las mejoras técnicas han ido encaminadas a mejorar las máquinas de DPA, incluyendo software y hardware que permiten un control médico y de enfermería a distancia, aspectos de la reciente telemedicina, que permiten una Diálisis Peritoneal asistida mejor», indica el jefe de Nefrología en Ávila.

Con todo, existen áreas de mejora, a juicio de Jesús Martín García. La población con enfermedad renal crónica avanzada (ERCA) que precisa un tratamiento renal sustitutivo (TRS) cada vez es más añosa y con limitaciones funcionales. Ello determina que muchos pacientes tengan que abandonar la técnica y pasar a hemodiálisis en hospital o centros de hemodiálisis. «La telemedicina y un plan ordenado y adecuado de diálisis asistida domiciliaria por personas adecuadamente entrenadas, familiares o no, influiría sin ninguna duda en potenciar y mantener un programa de Diálisis Peritoneal con sus diferentes modos, la Diálisis Peritoneal Continua Ambulatoria y/o la DPA», señala.


El jefe de Nefrología, Jesús Martín, explica que entre las razones de esos mejores datos en cuanto a incidencia y prevalencia están la inercia del proyecto, la orografía y la motivación del equipo médico y de enfermería


Fuente: www.diariodeavila.es