Días antes de decretarse el Estado de Alarma se realizó en España el primer trasplante renal cruzado con Portugal y el tercero desde que se inició la internacionalización del programa, «los dos anteriores se realizaron con Italia», recuerda la Organización Nacional de Trasplantes (ONT).

En él participaron la Fundación Puigvert de Barcelona y el Centro Hospitalar Universitário de Oporto y ambos siguieron estrictos controles de seguridad propios de la epidemia de COVID-19. De hecho, «ambos países realizaron pruebas RTPCR a los donantes y a los receptores con resultado negativo previo a la intervención».

En las dos parejas implicadas, tanto los donantes como los receptores que participaron en este procedimiento se encuentran en buen estado de salud, advierte el Ministerio de Sanidad en una nota publicada este miércoles con motivo de la celebración este miércoles del Día Nacional del Donante de Órganos, Tejidos y Células.

Este intercambio requirió una total colaboración entre la ONT y el Instituto Português do Sangue e da Transplantação (IPST), los coordinadores autonómicos y regionales de trasplantes y los equipos médicos de los dos hospitales que participaron en este operativo. Además, se contó con el apoyo especial de la Fuerza Aérea portuguesa para el traslado de los órganos.

Estos tres hitos de la colaboración en trasplantes se han producido gracias a la internacionalización del Programa Español de Trasplante Renal Cruzado, por iniciativa de España, y en el marco de la Alianza de Trasplantes del Sur (SAT, por sus siglas en inglés). Por el momento, junto con España, participan en el Programa de Trasplante Renal Cruzado Internacional del SAT, Italia y Portugal.

Con la internacionalización del Programa se persigue aumentar las posibilidades de las parejas donante-receptor incluidas en los Registros Nacionales de Trasplante Renal Cruzado de encontrar una combinación adecuada. «Cuantas más parejas participen en un cruce y mayor sea su heterogeneidad genética, mayores son las opciones de hacer efectiva la donación y el intercambio renal», destacan.

Más de un centenar de los donantes vivos de este Registro han participado en el Programa Español de Trasplante Renal Cruzado. Se basa en el intercambio de donantes renales entre dos o más parejas donante-receptor que son incompatibles entre sí, para formar nuevas parejas que sí son compatibles.

Son 238 los pacientes que se han beneficiado de este programa desde que se iniciara en España en el año 2009. El trasplante renal cruzado está muy desarrollado en determinados países con una elevada actividad de trasplante renal de donante vivo.

Este es el caso de Australia, Canadá, Corea del Sur, Estados Unidos, Holanda o Reino Unido, que llevan realizando este tipo de intervenciones desde hace tiempo con excelentes resultados. «A ellos se suma España, considerado como uno de los pocos países del mundo con un programa sólido de ámbito nacional», advierten desde la ONT.

El correcto funcionamiento del Programa se basa en un Registro de parejas incompatibles donante-receptor vinculado a un algoritmo matemático que permite realizar combinaciones para identificar parejas compatibles por parte de la ONT cada cuatro meses.

También se sustenta en un Protocolo específico de actuación y en la cooperación constante entre los profesionales encargados de este programa en la ONT, los nefrólogos y urólogos de los equipos de trasplante renal, los servicios de Inmunología y las coordinaciones hospitalarias y autonómicas de trasplante.


Todo ello asociado a un complejo proceso logístico para efectuar el traslado de los riñones en el que se colabora con servicios de ambulancias, compañías aéreas y Renfe. «El programa ha ido evolucionando con el paso del tiempo, adaptándose a la complejidad de los pacientes», recuerdan.


Fuente: infosalus.com