l movimiento de personas entre países europeos se ha convertido en una odisea en plena pandemia de coronavirus Covid-19. Los espacios aéreos han cerrado salvo para algunas excepciones, una de ellas el tránsito de material médico y sanitario. Ante esta situación se ha establecido un protocolo extraordinario, coordinado por la Organización Nacional de Trasplantes, dependiente del Ministerio de Sanidad, con el objetivo de garantizar la llegada del material necesario para estos procedimientos médicos ante las dificultades logísticas que plantea la cuarentena.

En este escenario, la Guardia Civil ha salido al paso y se ha ofrecido a reforzar los servicios de escolta de material para trasplantes. Los primero servicios han sido de acompañamiento y escolta en el transporte y entrega de sangre periférica para trasplante, procedente de Ámsterdam, con destino al aeropuerto de Valencia. También se ha prestado apoyo al transporte de linfocitos procedentes de la capital del Reino Unido y con destino al Hospital Regional Universitario de Málaga (antiguo Carlos Haya).

La entrega y recogida se ha realizado garantizando el seguimiento de los procedimientos habituales por parte de los agentes de la Benemérita, que han acompañado desde el Aeropuerto de Málaga hasta el centro sanitario a los encargados de portar los linfocitos.

Los especialistas que se encargan de transportar este tipo de material (que tiene un alto valor médico) cuentan con unos procedimientos sistematizados que garantizan su llegada en tiempo y forma. La labor de la Guardia Civil al sumarse a estos protocolos es la de garantizar que, en pleno estado de alarma, no falle ningún engranaje.


La Organización Nacional de Trasplantes ha implantado un protocolo extraordinario para garantizar la llegada de órganos y linfocitos a sus puntos de destino


 

Fuente: diariosur.es