Investigadores de la Universidad de Hokkaido (Japón) han descubierto que las células del epitelio del timo derivadas de las células madre pluripotentes inducidas (iPS) de ratones pueden regular la respuesta inmunológica a los injertos de piel, prolongando su supervivencia.

El timo, situado detrás del esternón, es un órgano crucial para la generación de células T, que controlan la respuesta inmunológica, incluido el rechazo de órganos, y están estrechamente asociadas con la autotolerancia inmunológica, es decir, la capacidad del sistema inmune de reconocer los antígenos autoproducidos como no amenazantes.

Diferenciarse en tipos diferentes de células

Se espera que las células madre pluripotentes, que son capaces de diferenciarse en diversos tipos de células, sean una fuente alternativa de injertos para el trasplante. Pero cuando se trasplanta un órgano o tejido de un donante, los injertos son rechazados y eventualmente destruidos por el sistema inmune del receptor. Lo mismo ocurre con las células o tejidos derivados de células madre pluripotentes. Por lo tanto, en la medicina regenerativa es importante regular la reacción inmunológica para que los trasplantes tengan éxito.

Si bien en investigaciones anteriores se comprobó que es difícil producir eficientemente células del epitelio del timo a partir de las iPS, este grupo de investigación determinó que la introducción de Foxn1, un gen fundamental en el timo, en las iPS de ratones ayuda a la diferenciación eficiente de esas células.

A continuación, el equipo trasplantó a los ratones receptores las células del epitelio del timo derivadas de las iPS y los injertos de piel de ratones donantes genéticamente compatibles. Los resultados mostraron que los injertos de piel en los ratones receptores sobrevivieron más tiempo cuando este tipo de células fueron trasplantadas con antelación.


La introducción de un gen ayuda a la diferenciación eficiente de estas células


 

Fuente: Redacción Médica